Todo siempre bajo control.

La presencia y visibilidad de las empresas en la red puede ser un factor de gran peso en el desempeño de su actividad diaria. Es importante tener un control de la red y monitorizar la imagen tanto propia como de la competencia. La monitorización de términos, búsquedas y campañas 2.0, el asesoramiento en estrategias marca y la vigilancia tecnológica de la actividad de la competencia permiten la correcta gestión de la propia imagen en la red, así como tomar las medidas que fuesen necesarias.

Con la llegada de las redes sociales y los teléfonos inteligentes, cualquiera puede ser capaz de verter una opinión, fundada o no, de los servicios recibidos en cualquier negocio orientado a cliente final. Vigilar y monitorizar la reputación que nuestro negocio tiene de cara a los visitantes puede otorgar una nueva visión de cómo se percibe nuestra empresa para los nuevos clientes.

La vigilancia de la actividad relacionada con la empresa fuera del alcance de la misma y la posibilidad de eliminación de contenidos inadecuados puede resultar vital para el mantenimiento de la reputación de la empresa tanto dentro como fuera de internet.